La piel es el órgano más grande del cuerpo, pero no toda la piel es la misma. La estructura de la piel y el modo en que funciona difieren ligeramente según su localización en el cuerpo. Por tanto, no toda la piel recibe el mismo tratamiento. Algunas zonas del cuerpo, por ejemplo las manos y la cara, están más expuestas que otras a fuerzas externas como el sol y los productos de limpieza. Un cuidado inteligente de la piel debe reflejar las diferentes necesidades de la misma en todo el cuerpo.

¿Cómo difiere la piel en todo el cuerpo?

La piel de la cara, la cabeza, las axilas, las manos y los pies es ligeramente diferente a la piel en el resto de nuestro cuerpo.

Cara

Nuestra cara es la parte más sensible de nuestro cuerpo. La condición y el aspecto de nuestra piel facial es un indicador clave de nuestro estado de salud general, y también juega un papel importante en nuestra autoestima. Los problemas de la piel facial y los signos de envejecimiento son muy visibles en la cara y pueden causar una gran pena y afectar la confianza de una persona. Como consumidores, queremos mantener nuestra piel facial en las mejores condiciones, motivo por el cual la cara es el centro tanta de investigación del cuidado de la piel y de los numerosos productos para el cuidado de la piel.

Al igual que el resto la piel, la piel de la cara desempeña un importante papel como una barrera frente al medio ambiente externo. Pero, a diferencia de la piel de la mayor parte de nuestro cuerpo, casi siempre está en contacto directo con elementos como el sol y los rayos UV. La piel del rostro es especialmente delgada y sensible, por lo que es más propensa al envejecimiento que la del resto del cuerpo.
Lea más en envejecimiento general de la piel. La piel alrededor de los ojos es incluso más delgada y delicada y necesita un cuidado apropiado. La epidermis (las capas externas de la piel) normalmente tiene un espesor de aproximadamente 0.1 mm de espesor; mientras que alrededor de los ojos el espesor oscila entre 0 y 0.5 mm.

La piel del rostro y su condición difieren de una persona a otra, y hay 4 tipos principales de piel: normal, seca, grasa y mixta. Aprenda más en tipos y condiciones de la piel y realícese nuestro test cutáneo para ayudarle a determinar cuál es su propio tipo de piel.

Mujer mirándose en el espejo
La piel del rostro es especialmente delgada y la parte más visible del cuerpo.
Cara de mujer.
Hay cuatro tipos principales de piel: normal, grasa, seca y mixta.

Cuero cabelludo

La piel de la cabeza, conocida como cuero cabelludo, es rica en vasos sanguíneos y contiene más folículos pilosos y más glándulas sebáceas que cualquier otra parte del cuerpo.

Las glándulas sebáceas siempre están conectadas con los folículos pilosos. En la superficie de la piel producen una secreción rica en lípidos conocida como sebo que, junto con otros lípidos epidérmicos, forma la película hidrolipídica que protege la superficie de la piel y promueve la producción de cabello sano. Lea más en estructura de la piel.

El cabello sano es un indicador de nuestra salud en general y, al igual que la piel del rostro, está estrechamente ligado a cómo nos percibimos; el cabello que podemos ver es el tallo; debajo de la superficie de nuestra piel están las raíces pilosas, que están recubiertas por los folículos pilosos. Estos folículos, compuestos de tejido conectivo en la capa dérmica de la piel, nutren el cabello y contribuyen a su crecimiento.

El aumento del número de folículos y glándulas en nuestro cuero cabelludo, combinado con el hecho de que tiene de su propia flora cutánea específica, hace que nuestros cueros cabelludos sean especialmente susceptibles a ciertos trastornos cutáneos. Es importante proporcionar a nuestro cuero cabelludo un cuidado suave y específico, con el fin de  propiciar la producción de cabello sano.
Mujer durmiendo.
La piel de la cabeza - denominada cuero cabelludo, tiene más folículos que cualquier otra parte del cuerpo.
Mujer peinando su largo cabello.
Un cuidado suave y específico, con el fin de propiciar la producción de cabello sano.

Manos

Las manos son herramientas humanas y su piel es notablemente diferente de la de otras partes del cuerpo. La piel de las palmas también es completamente diferente a la piel del dorso de las manos:

La piel de las palmas, de las yemas de los dedos y de los pulgares:

  • Tiene una capa córnea gruesa y robusta
  • Es rica en tejido adiposo y tejido conectivo
  • Está bien acolchada con tejido insensible a la presión
  • No tiene vello ni glándulas sebáceas
  • Tiene una alta densidad de glándulas sudoríparas
  • Carece de factores hidratantes naturales (FHN)

La piel del dorso de las manos:

  • Tiene tejido adiposo
  • Es especialmente delgada
  • Tiene sólo pocos vellos finos
El vello escaso indica que el número de glándulas sebáceas es mucho menor que en otras partes del cuerpo.

Los folículos pilosos, a partir de los cuales crece el pelo, están acompañados por glándulas sebáceas, y por lo tanto son responsables de la producción de sebo, que provee a la piel de lípidos y algunos de sus componentes fijadores de humedad. En consecuencia, las manos tienen menos lípidos y son menos capaces de retener humedad que otras partes del cuerpo.
Palma de la mano
La piel de las palmas, de las yemas de los dedos y de los pulgares es gruesa y robusta.
Dorso de las manos
El dorso de las manos casi no tiene tejido adiposo y es especialmente delgado.

La piel de las manos también es menos capaz de estabilizar los pocos lípidos y componentes fijadores de humedad que posee. El pH de las manos es menos ácido que en muchas otras partes del cuerpo, por lo que su manto ácido protector, la acidez natural que protege la piel, está en riesgo.

El hecho de que la piel de la palma de la mano sea diferente a la del dorso de la mano también significa que la formación global de la película hidrolipídica (la emulsión de grasa y agua que cubre la parte externa de la piel) está debilitada. Como resultado, nuestras manos son más susceptibles a la deshidratación y se resecan rápidamente en casos de actividad excesiva.

En el curso de un día de trabajo en la casa, la oficina o el jardín, las manos están especialmente expuestas a factores externos que deterioran los lípidos. Mientras que el contacto frecuente con agua sola puede resecar la piel, las manos también están sometidas regularmente a tensoactivos, disolventes, cambios térmicos y esfuerzo mecánico. Los sistemas naturales de protección y reparación de la piel trabajan en exceso, lo que puede resultar en daño de la función de barrera de la piel.

Apretón de manos
Las manos trabajan duro, están expuestas a diversos elementos externos y son susceptibles a la deshidratación.

Pies

La piel de las plantas de los pies contiene más células de grasa en su capa más interna (hipodermis) que la mayoría de otras partes del cuerpo. Esto se debe a que nuestros pies necesitan acolchado extra y absorción de impactos. Con cada paso soportan tres veces el peso del cuerpo de un ser humano y frecuentemente están sometidos a presiones físicas, tales como el roce de los zapatos apretados o mal ajustados o grandes caminatas o carreras.

A pesar de su acolchado extra, el roce excesivo puede dañar la función de barrera de la piel y dar lugar a piel seca y finalmente a callosidades. Estas zonas engrosadas de la piel habitualmente se presentan en las plantas y en los talones, y son más o menos de forma redonda. Presionan sobre las capas más profundas de la piel y pueden ser dolorosas.

La epidermis (las capas más externas de la piel) es más gruesa en los pies que en otras partes del cuerpo; su espesor, normalmente alrededor de 0.1 mm en total, oscila entre 1 y 5 mm en las plantas de los pies. Cuando la piel de los pies está expuesta a la presión y la fricción prolongadas, aumenta la producción de callos y la epidermis se vuelve gruesa y dura, un proceso conocido como hiperqueratosis.

Mano sujetando un pie.
El roce excesivo puede causar daño y dar lugar a piel seca e incluso callosidades y callos.
Planta del pie
Cuando se expone a presión y fricción prolongadas, aumenta la producción de callos.

Cómo cuidar la piel en diferentes partes del cuerpo

Debido a que la estructura y función de la piel son diferentes según su localización en el cuerpo, las diversas zonas se benefician de un enfoque personalizado del cuidado de la piel.

Cara

Hay 3 pasos básicos para un buen cuidado de la piel: limpiar, cuidar y proteger.
Una mujer limpia su cara

Es importante limpiar la piel, de manera suave pero a fondo, por la mañana y por la noche. La piel produce sebo a medida que se regenera durante la noche. La limpieza por la mañana elimina este sebo y asegura que la piel esté lista para el cuidado de día. Por la noche, la limpieza elimina la suciedad, el sudor, el sebo, el maquillaje y el protector solar, y preparara la piel para que absorba los beneficios de los ingredientes activos contenidos en los productos para el cuidado de noche.

Mujer aplicándose crema en su cara

Los productos para el cuidado realizan 2 funciones: actúan y tratan problemas y condiciones específicas, e hidratan y nutren la piel.

Mujer aplicándose una crema solar en su cara

La protección solar es una parte esencial de la rutina de cuidado de la piel por la mañana. Aunque un poco de sol es bueno para la piel y estimula la producción saludable de vitamina D, la exposición excesiva a los rayos UV daña la piel, es una de las principales causas de envejecimiento prematuro y puede dar lugar a procesos más graves, como los cánceres de piel. La protección solar inteligente es una parte vital del mantenimiento de la salud de la piel.


Es importante utilizar productos que hayan sido formulados específicamente para su tipo de piel y condición de la misma, y que mantengan el pH natural de la piel. Escoja productos para el cuidado médico de la piel que hayan sido probados, y cuya compatibilidad con la piel sensible se haya demostrado. Eucerin ofrece una gama completa de productos para el cuidado de la cara, con objeto de adaptarse a todos los tipos de piel y condiciones de las mismas. Todos estos productos han sido probados y se ha demostrado su compatibilidad con la piel sensible.

Para obtener más información sobre cómo cuidar la piel de su cara, incluyendo la delicada piel alrededor de los ojos, lea una rutina diaria para la cara. Haga clic aquí para obtener más información sobre los tipos y condiciones de la piel o realícese nuestro test cutáneo.

Médico explorando a una mujer
El consejo de un dermatólogo puede ser recomendable para determinar el tipo de piel y otros factores.

Si tiene alguna duda sobre su tipo de piel o condición de la misma, o qué productos serían los mejores para usted, consulte con su dermatólogo para obtener su consejo.

Cuero cabelludo

La piel en el cuero cabelludo es particularmente susceptible a la irritación, y es importante utilizar productos suaves, especialmente formulados para el cuidado diario y para el tratamiento de cualquier condición.

La elección equivocada de un champú es una de las principales causas de la sensibilidad del cuero cabelludo. Los limpiadores agresivos y los agentes tensoactivos pueden arrasar por lavado el manto ácido del del cuero cabelludo, dejándolo susceptible a la sequedad y a la irritación. Algunas personas también manifiestan tener un cuero cabelludo hipersensible o un
cuero cabelludo sensible después de recibir tratamiento para procesos cutáneos como dermatitis atópica o psoriasis.


Para promover la salud del cuero cabelludo y del cabello, es recomendable utilizar un champú suave con un pH cercano al de la piel, y elegir productos para el cuidado del cuero cabelludo y del cabello que hayan sido probados en la piel sensible y cuya compatibilidad con la misma haya sido demostrada.
Aprenda más acerca de la gama de champús de uso diario de Eucerin, suaves pero eficaces, en Eucerin DermoCapillaire.

Cuando aparecen irritaciones en el cuero cabelludo, pueden dar lugar a microinflamación: inflamaciones leves en las que la piel está respondiendo a la irritación e intentando repararse a sí misma. Estas inflamaciones son tan leves que no se notan, pero si la irritación continúa pueden convertirse en una afección. Hay una evidencia creciente de que las microinflamaciones del cuero cabelludo están involucradas en los cuatro trastornos más comunes del cuero cabelludo:

  • Cuero cabelludo sensible
  • Cuero cabelludo seco y pruriginoso
  • Caspa
  • Adelgazamiento del cabello y pérdida de cabello
Para aprender más acerca de los síntomas y las causas de estas afecciones comunes del cuero cabelludo, lea cuero cabelludo sensible, cuero cabelludo seco y pruriginoso, caspa y adelgazamiento del cabello y pérdida de cabello.
Mujer aplicándose champú sobre su cabello.
Es importante elegir el champú correcto; un champú inadecuado puede causar irritaciones en el cuero cabelludo.
Mujer aplicándose el producto sobre el cuero cabelludo.
Están disponibles varios productos para afrontar las afecciones comunes del cuero cabelludo.

Antitranspirantes
Contienen sustancias activas que reducen la cantidad producida de sudor, lo que resulta en menos humedad y menos olor.

En casos extremos, conocidos como hiperhidrosis, se dispone de desodorantes medicados que combinan antisépticos, antitranspirantes y un pH ácido para inhibir el crecimiento bacteriano, proporcionando eficacia y compatibilidad con la piel.

Mujer usando un Antitranspirante Eucerin
Los antitranspirantes reducen la cantidad producida de sudor para disminuir la humedad y el olor.

Manos

La piel de las manos tiene una mayor necesidad de reposición de lípidos que la piel de otras partes del cuerpo. Es importante mantener las manos bien hidratadas, ya que las manos dañadas, agrietadas, secas y sensibles tienen una mayor tendencia a desarrollar condiciones tales como la dermatitis por contacto irritante.

La piel de las manos se beneficiará de productos limpiadores y para el cuidado que:

  • Sean productos suaves pero eficaces, que hayan sido probados en la piel sensible. y se haya demostrado su compatibilidad con la misma,
  • Repongan los lípidos perdidos
  • Mantengan el pH natural de la piel
  • Promuevan el proceso de regeneración
  • Ofrezcan protección frente a la exposición excesiva a los rayos UV nocivos, lo que puede causar envejecimiento prematuro

Loción en las manos
El mantenimiento de una buena hidratación en las manos puede reducir la tendencia a desarrollar condiciones no deseadas.

Pies

El 70% de los problemas en los pies, incluyendo la aparición de callos y callosidades, se debe a zapatos inadecuados. Los aros reductores de presión, una crema suavizante y evitar zapatos apretados serán de ayuda, así como el lavado regular con limpiadores suaves pero eficaces y la aplicación de productos medicados para el cuidado de los pies, capaces de tratar problemas de la piel en esta zona.

Los pies se deben revisar regularmente. Las grietas, comezón y humedad entre los dedos de los pies o la descamación de la planta del pie pueden ser un primer signo de infección micótica. Si aparecen estos síntomas, consulte con un dermatólogo.
Mujer aplicándose loción en el talón.
El calzado inadecuado es la causa principal de problemas en los pies.